Reglamento Interno

Ultima actualización: 28 de enero 2024

Introducción

El equipo pastoral del Ministerio Evangelístico Nuevas de Amor y Paz ha establecido el siguiente reglamento interno, con el propósito de que nuestra iglesia local pueda tener un funcionamiento correcto y ordenado en todas sus áreas, con directrices definidas y respaldadas por las Sagradas Escrituras.


Titulo I

Nombre, propósito, misión y regla de fe de nuestra iglesia

Articulo 1

  • Nombre: El nombre de nuestra congregación es Ministerio Evangelístico Nuevas de Amor y Paz, también llamada Iglesia Menap, y nuestro templo central está ubicado en Santiago de Chile. Además, contamos con congregaciones locales en diferentes regiones a lo largo de nuestro país.

Articulo 2

  • Propósito: Traer gloria al Nombre de Dios tal como nos enseñan sus Sagradas Escrituras, promoviendo una vida de constante adoración, santidad y búsqueda de su Presencia.

Articulo 3

  • Misión: Cumplir la gran comisión de hacer discípulos a través de la predicación y difusión del evangelio de Jesucristo, edificándolos y equipándolos para toda buena obra. Además, promover la defensa de la fe y de la sana doctrina, con base única y exclusiva en las Sagradas Escrituras.

Articulo 4

  • Regla de fe: Sostenemos que nuestra regla de fe a la cual nos sometemos está claramente establecida en nuestra “Declaración de fe”, la cual es de conocimiento público y está a disposición de toda persona en nuestra página web y medios de comunicación establecidos.

Titulo II

Liderazgo de la iglesia y su estructura

Articulo 5

El liderazgo de nuestra iglesia local se compone de un Equipo Pastoral y un Grupo de Diáconos, los cuales en conjunto conforman la Directiva de la Iglesia. Sus funciones se definen a continuación:

  • Equipo pastoral: Está compuesto por los pastores y ancianos, los cuales son varones que han sido elegidos por llamado del Señor, que cumplen con los requisitos estipulados en las Sagradas Escrituras (1° Timoteo 3:1-7 / Tito 1:5-9). Tienen la responsabilidad de gobernar la iglesia, predicando y enseñando la Palabra de Dios, definiendo la doctrina de la iglesia local y velando por el cuidado del rebaño que Dios les ha encomendado.
  • Grupo de diáconos: Está compuesto por hermanos y hermanas que ejercen una labor de servicio dentro de la obra del Señor, dirigiendo y/o supervisando ministerios, departamentos o grupos de la Iglesia, y son escogidos por el equipo pastoral conforme a los requisitos establecidos en la Palabra de Dios (1° Timoteo 3:8-13 / Hechos 6:2-3). Estos hermanos son un apoyo crucial para los pastores y ancianos, facilitando que éstos puedan dedicarse con mayor libertad a la predicación de la Palabra y la oración (Hechos 6:4).

Titulo III

Ministerios, grupos y departamentos de la iglesia

Articulo 6

Para cumplir su propósito y misión de forma efectiva, nuestra iglesia local se compone de Ministerios, Grupos y Departamentos. De esta manera, se busca organizar y planificar de manera eficaz el cuidado y enseñanza que reciben nuestros miembros y gestionar el desarrollo de distintas funciones eclesiales.

Articulo 7

La Iglesia se divide en primera instancia en Ministerios, los cuales a su vez se subdividen en grupos. El propósito de cada Ministerio es establecer las directrices de la enseñanza bíblica impartida en los grupos que están bajo su cobertura y supervisar los trabajos realizados por éstos.

Los Ministerios que componen nuestra iglesia local son:

  • Ministerio de niños
  • Ministerio de jóvenes
  • Ministerio de adultos jóvenes
  • Ministerio de mujeres
  • Ministerio de hombres

Articulo 8

Como se dice en el artículo anterior, los Ministerios se subdividen en Grupos, y sus integrantes se definen según su edad y género. Todos los grupos tienen como propósito impartir la enseñanza de la Palabra de Dios, el sabio consejo bíblico en las distintas facetas de la vida, y fomentar y crear las instancias para la fraternidad entre sus integrantes.

Los grupos de nuestra iglesia son:

Ministerio de niños:

  • Párvulos: 4 a 6 años (mixto)
  • Intermedios: 7 a 9 años (mixto)
  • Preadolescentes: 10 a 12 años (mixto)

Ministerio de jóvenes:

  • Redimidos: Adolescentes, 13 a 17 años (mixto)
  • Arraigados: Jóvenes y señoritas, 18 a 30 años (mixto)

Ministerio de adultos jóvenes

  • Íntegros: 18 a 39 años (hombres, casados o con hijos)
  • Íntegras: 18 a 39 años (mujeres, casadas o con hijos)

Ministerio de mujeres:

  • Virtuosas: 40 a 54 años
  • Valiosas: 55 años en adelante

Ministerio de hombres:

  • Valientes: 40 años en adelante

Articulo 9

Nuestra iglesia cuenta con distintos departamentos, los cuales tienen el propósito de desarrollar diferentes labores, las cuales pueden cubrir tareas de carácter espiritual, musical, técnico, gestión, organización, ayuda, y cualquiera que sea necesaria para el buen funcionamiento de la congregación.


Titulo IV

Membresía de la iglesia local y asistentes

Artículo 10

  • Miembros: Son todos aquellos hermanos y hermanas que han sido recibidos como tales según lo establecido en este reglamento interno y que participan de manera regular de las actividades de la iglesia local.

Artículo 11

  • Candidato a miembro: Son todas aquellas personas que manifiestan voluntariamente su deseo de convertirse en miembro de la Iglesia local. Estos deben tener un mínimo de tres meses asistiendo regularmente a las reuniones públicas y tener un mínimo de trece años de edad.

Articulo 12

  • Asistentes: Son aquellas personas que asisten, ya sea de forma regular, esporádica o por única vez a la iglesia, y no han adquirido ningún tipo de compromiso con ella.

Titulo V

Aceptación de nuevos miembros

Articulo 13

Para ser aceptado como miembro de nuestra iglesia local, la persona debe cumplir con los siguientes requisitos:

  1. Haber completado de manera íntegra el Discipulado y el Curso de Membresía que imparte nuestra Iglesia.
  2. Haber declarado arrepentimiento hacia Dios y fe hacia nuestro Señor Jesucristo.
  3. Evidenciar una vida transformada por el poder de Cristo a través de un buen testimonio, teniendo en orden todas las áreas de su vida según los parámetros bíblicos.
  4. Expresar su pleno acuerdo con la Declaración de fe de nuestra iglesia.
  5. Comprometerse a cumplir y someterse al reglamento interno de nuestra iglesia.
  6. Haber sido bautizado por inmersión en una iglesia evangélica.

Titulo VI

Conducta requerida de los miembros y sus beneficios

Articulo 14

En base a los mandamientos y enseñanzas expresados en las Sagradas Escrituras, nuestra Iglesia local espera de cada miembro:

  1. Que haga periódicamente uso de los medios de Gracia, ya sea públicos o privados, tales como la oración, la lectura de la Palabra de Dios, la asistencia a los cultos de adoración y la comunión entre los hermanos.
  2. Que viva una vida en Santidad, apartándose de toda conducta pecaminosa, sea privada o pública, y no perseguir intereses que vayan en contra de la profesión de nuestra fe.
  3. Que obedezca las enseñanzas de las Escrituras con respecto a la familia. Que el esposo, como cabeza de hogar, gobierne su casa con gentileza y amor, pero con sabiduría y firmeza. Que la esposa esté en sujeción a su esposo en todas las cosas y sea una ayuda idónea. Que los padres se comprometan con la crianza de los hijos en la disciplina del Señor, dándoles un buen ejemplo, instruyéndolos conscientemente en las Escrituras y aplicando una disciplina amorosa, sabia y firme. Que los hijos cumplan su deber de honrar y obedecer a sus padres.
  4. Que obedezca las enseñanzas de las Escrituras con respecto al gobierno y las leyes terrenales, cumpliendo con sus deberes como ciudadano.
  5. Que reconozca y se someta a las autoridades de la iglesia local. Esto implica orar por ellos y sus labores, cultivar una relación personal con ellos, amarlos y tenerlos en alta estima por amor a su trabajo, asistirlos, defender su buen nombre, imitar su fe y sus prácticas piadosas, así como ellos imitan a Cristo, recibir sus enseñanzas con una buena disposición y un espíritu enseñable, escuchar humildemente sus correcciones escriturales y advertencias, como aquellos que han sido puestos por Dios para velar por sus almas. Buscar y considerar cuidadosamente sus consejos.
  6. Que se relacione fraternalmente con los demás miembros, de manera que puedan orar mejor unos por otros, velar por la salud espiritual de sus hermanos y ayudarse materialmente si fuere necesario.
  7. Que forme parte de un ministerio, según corresponda a su edad y género.
  8. Que ponga sus dones y talentos a disposición para así trabajar por el bien del cuerpo de Cristo.
  9. Que contribuya económicamente con alegría de corazón y de manera periódica, según el Señor le haya prosperado.
  10. Que se someta al gobierno y disciplina de la iglesia local.

Articulo 15

Los miembros pueden esperar experimentar los siguientes beneficios en su iglesia local:

  1. Recibir un constante cuidado y consejo pastoral.
  2. Contar con una familia espiritual, en la cual encontrará hermandad y compañerismo.
  3. Participar de la ordenanza de la Santa Cena.
  4. Desarrollar sus talentos y/o aptitudes en los departamentos de la iglesia.
  5. Ser asistido en caso de necesidad espiritual y/o material, en la medida de las posibilidades de la iglesia local.
  6. Recibir la bendición pastoral en un enlace matrimonial y/o la dedicación de hijos al Señor.

Titulo VII

La disciplina en la iglesia

Articulo 16

En un sentido amplio, la disciplina es todo lo que hace la iglesia para ayudar a sus miembros a buscar la santidad y luchar contra el pecado. La predicación, la enseñanza, la oración, el culto corporativo, las relaciones de responsabilidad y la supervisión piadosa de los pastores y ancianos son todas formas de disciplina.

En un sentido más estricto, la disciplina es el acto en el cual la iglesia confronta el pecado de alguien y lo llama al arrepentimiento, tomando todas las acciones que sean necesarias para incentivar en el amonestado la santidad y el abandono del pecado cometido (Mateo 18:15-20).

La disciplina de la iglesia no es sólo una buena práctica, sino también algo necesario (Hebreos 12:5-6).

Articulo 17

Todas aquellas acciones y/o prácticas que se contrapongan con los mandamientos bíblicos, la ética, la moral y la integridad cristiana son causa de disciplina. Algunos ejemplos son: estar viviendo en inmoralidad (1° Corintios 5:9-11 – 1° Corintios 6:9), cometer adulterio y/o fornicación (Hebreos 13:4 – 1° Corintios 6:9, 18), difundir doctrinas extrañas o herejes (Apocalipsis 2:14-16; 20-23), andar desordenadamente (2° Tesalonicenses 3:6-15), tener una conducta hipócrita (Gálatas 2:11-13), provocar ofensas, sean estas de manera pública o privada (Mateo 18:15), murmurar, difamar y/o levantar falso testimonio (Filipenses 2:14; 1° Timoteo 5:13; Tito 3:2; Santiago 4:11), realizar actos de caudillismo y sectarismo (3° Juan 1:9-10), provocar divisiones y/o pleitos (1° Corintios 1:10, Tito 3:10, Tito 3:2), dar lugar a los celos, la amargura y la ambición personal (Santiago 3:13-16), dar un mal testimonio (Romanos 12:18 – 1° Pedro 2:12).

Articulo 18

Cada vez que un miembro sea sorprendido en un pecado y/o falta, el equipo pastoral deberá abrir un proceso disciplinario sobre la persona, siempre con el propósito de llevarlo al arrepentimiento, así como también guiarlo y apoyarlo en su restauración. Este proceso podrá ser público o privado, lo cual será determinado por el equipo pastoral en base al contexto de la situación.

Articulo 19

Después de ser confrontado, si la persona manifiesta arrepentimiento, el equipo pastoral analizará las agravantes y atenuantes del caso y tomará las decisiones correspondientes con el propósito de cerrar el proceso disciplinario.

Articulo 20

Después de ser confrontado, si la persona no manifiesta arrepentimiento, el equipo pastoral continuará con el proceso bíblico descrito en Mateo 18:15-20. La idea es ir avanzando en los siguientes pasos descritos hasta alcanzar el arrepentimiento del involucrado. Los pasos son:

  1. Llamarlo con dos o tres testigos
  2. Decirlo a la iglesia
  3. Excomunión

Titulo VIII

Motivos para la pérdida de calidad de miembro

Articulo 21

Las razones por la cual una persona pierde su calidad de miembro son:

  1. La excomunión. Esta es la última medida disciplinaria de la iglesia local (Mateo 18:17), la cual tiene lugar cuando se agotó el proceso disciplinario y no se obtuvieron resultados positivos.
  2. La renuncia voluntaria, la cual se hará efectiva cuando esta se comunique, ya sea de forma verbal o escrita al equipo pastoral, el cual analizará y determinará aceptarla o reconvenir al miembro a replantear esta decisión.
  3. La inasistencia durante 3 meses sin motivos justificados y sin explicación pese al seguimiento de sus líderes.
  4. Por expulsión.

Titulo IX

Motivos para la expulsión de miembros y/o asistentes

Articulo 22

Nuestra iglesia local podrá aplicar la expulsión, esto es, la prohibición de ingresar a nuestras dependencias, a todo tipo de personas, sean estos miembros o asistentes. Los motivos pueden ser:

  1. Aquel que provocare un escándalo público, sea dentro de la congregación o en las inmediaciones de ésta.
  2. Aquel que ejerza agresión y/o abuso de tipo verbal o físico contra cualquier miembro o asistente a la congregación.
  3. Aquel que provocare injurias graves o denostación a través de redes sociales y/o medios de comunicación contra uno de sus miembros, asistentes o liderazgo de la Iglesia.
  4. Aquel que cometiera delitos y/o actos que atenten contra las leyes civiles.

Titulo X

Consideración final

Articulo 23

Este reglamento interno ha sido confeccionado por el equipo pastoral de Menap Santiago, en el mes de enero de 2024, y quedará sujeto a constante revisión.